martes, 20 de noviembre de 2012

Reencuentro




Nacen cristalinas

Suaves lágrimas sinceras

que amplían las sonrisas

confirmando nuestro amor.

 

Inevitables se cruzan

diminutas nuestras huellas

en la playa de la vida

que regala una vez más.

 

El brillo de tu voz

La alegría de tus ojos

El latir del corazón

El aroma del reencuentro

Nos fusiona… nos consuma

en utópica querencia

convertida en realidad.

 

Se rozan nuestras almas

Eternas las caricias

En la memoria de la piel.

Memoria de la emoción

Memoria de un sentir…

 

Y en el brillo de tu voz

En las estrellas de tus ojos

Abrazas mi interior

se aman nuestros labios,

se confirma nuestro amor.

 

2 comentarios:

  1. Buen poema, llevado con un ritmo sostenido. Me gustó mucho. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marce... agradecida por tu visita.
      Besos !

      Eliminar